Inteligencia en el jugador de AR



Inteligencia en el jugador de Alto Rendimiento

Talentos 

Manu Ginobili propone cinco talentos necesarios para un jugador de alto rendimiento. El primero es ponerse objetivos claros y trabajar duro para conseguirlos. El segundo es entender qué necesita tu equipo y tu entrenador y ser capaz de proveerlo. El tercero es relegar el lucimiento personal para que tu equipo gane. El cuarto es disfrutar del jugar con tus compañeros, ayudarlos a crecer y desarrollarse. Y el quinto es entender tus limitaciones, saber cuándo no se puede, cuando te ganó alguien mejor. Yo creo que Manu no es el jugador más talentoso ni el que ha trabajado más duro, pero sí es uno de los más inteligentes.(18) 24 De la cabeza: Aspectos psicológicos en el mundo del deporte 

La gente capaz 

Casi todos los que saben mucho de algo tienen una relación casi despectiva con su ámbito de conocimiento. No se someten a las reglas vigentes y son capaces de generar nuevas. Generan conocimiento entre cervezas y asados, se ríen de “los de saco y corbata”, desprecian a los premios sabiendo si no te los dan tus pares no significan nada. Aquellos que dominan una disciplina andan en estado casi salvaje, despojados, enamorados de lo que hacen, apasionados. Cuando hablás con alguien que sabe mucho de algo, lo percibís en el brillo de sus ojos. Estas personas crean las reglas, los marcos de pensamiento. 

Inteligencia interpretativa 

Los grandes jugadores son capaces de entender qué está sucediendo en el juego y cómo actuar en consecuencia. Leen los movimientos del rival, saben dónde lastimar, entienden el momento del juego, aprovechan las rachas, aceleran, pinchan la pelota. La inteligencia en el deporte es inteligencia de saber leer el juego. 

Minuto 

Estaba jugando el equipo de juveniles de Pedro Echagüe frente a Boca, hacía un calor tremendo y el técnico pide minuto. El partido estaba parejo y uno de los mejores jugadores del equipo estaba sentado en el banco escuchando las indicaciones del técnico a punto de tomar agua. De repente viene mi hijo Agustín, que en ese momento tenía cinco años, se mete entre los jugadores y le pide la botella de agua porque él también tenía sed. Este jugador sonríe, se la da, espera que Agustín termine y luego 1. Jugadores de alto rendimiento 25 toma él. Se levanta y vuelve al juego. Lo rico de la anécdota es que los grandes jugadores están a otra velocidad, otros tiempos, otra relación con la presión. Ellos están varios segundos por delante de todos nosotros. Ellos están en el futuro. Ellos pueden ver más cosas por segundo que nosotros. Están mucho más preparados para reaccionar ante lo imprevisto y dominarlo. 

¿Quién es alguien brillante? 

Las personas brillantes no se toman demasiado en serio pero hacen las cosas seriamente, apasionadamente. Suelen prestar poca atención a lo accesorio y mucha a lo esencial. Dudan mucho, afirman poco. Mezclan ideas con afectos y sus actividades abren nuevos mundos en lugar de cerrarlos. Alguien brillante aporta luz y hace brillar a los demás. 

Hacela fácil 

Una de las características de la gente capaz y sana es que hacen las cosas fáciles, directas. Su claridad mental la presentan en sus relaciones con las personas. Hacen que las cosas fluyan. Cuando te encuentres con alguien que la hace complicada, anda preparándote para un tipo no muy capaz. 

Campeón 

Quedan siete minutos, ganás por 1 a 0, tu equipo está por salir campeón. “Yagui” Fernández hace un innecesario foul fuerte y lo expulsan. Carlos Timoteo Griguol le grita al jugador mientras abandona la cancha “¿Querés salir campeón? Campeón de la...”. Timoteo muestra que para ser campeón tenés que ser inteligente.(19) 26 De la cabeza: Aspectos psicológicos en el mundo del deporte 

Cuánto más tontos somos, más inteligentes nos creemos 

En 1999, los investigadores Justin Kruger y David Dunning, de la Universidad de Cornell en Nueva York, evaluaron si las personas que carecen de ciertas destrezas en un determinado campo son más propensas a no notar esta falta de habilidad que alguien más diestro o hábil para igual labor. La interpretación de Kruger y Dunning es que la capacidad de evaluar con precisión el nivel de desempeño en una actividad determinada, depende de las mismas habilidades que para realizar esa actividad, con lo cual aquellos participantes que eran menos habilidosos tenían un doble déficit. No sólo eran los más incompetentes, sino que carecían de las herramientas mentales para juzgar la propia competencia. Es decir, existe un patrón de “incompetente e inconsciente de mi incompetencia”.(20)


Libro: De la cabeza, por Carlos Saggio
Capitulo 1: Jugadores de alto rendimiento