Lo físico y el estilo del juego



Juan Trapero, preparador físico del Real Madrid: "La preparación física ha de ser acorde al estilo de juego del equipo" 

¿En el baloncesto de hoy en día es realmente posible planificar el estado físico a largo plazo y establecer picos de forma en momentos puntuales de la temporada? ¿Hay diferencias en ese aspecto con clubes pequeños que sólo disputan una competición y luchan por no descender? 

Las planificaciones tradicionales solo son útiles cuando se conoce por anticipado las fechas de competición, los viajes, importancia de la clasificación en un momento determinado, continuidad de jugadores y técnicos, etc... La realidad, hace que esto se pueda cumplir única y exclusivamente en equipos con calendario cerrado y con un partido por semana. En los casos de equipos que compiten dos veces por semana durante 10 meses y jugándose continuamente la clasificación para siguientes fases, Copa, Supercopa, top 16, factor cancha en play-off, Final Four, incluso, estaríamos hablando de planificación semanal, o a lo sumo mensual. Esto se debe a que los condicionantes son tantos y tan amplios, que prever como estarán físicamente de recuperados los que juegan más o menos minutos, los viajes, calendario,...es muy difícil. 

Creo firmemente en el papel del preparador físico como asesor en la planificación semanal y mensual, ya que tiene la información proveniente de médico y fisioterapeutas, a la vez que obtiene datos del propio entrenamiento físico, pero me cuesta creer que se puedan establecer metas a muy largo plazo. En los equipos de Euroliga y ACB, que llegan a los 85 partidos por temporada, el entrenamiento de fuerza como prevención de lesiones y desequilibrios artromusculares, debe ser un trabajo prioritario. Deberemos controlar los aspectos fisiológicos que cada entrenador aporta a su equipo (manera de entrenar, tiempos de esfuerzo y pausa, o sea, la carga real...), los porcentajes de grasa, niveles de fuerza, etc... 

Estaríamos hablando de semanas donde a lo sumo tendríamos 3 días para trabajar a alta intensidad. Realmente tenemos que individualizar y trabajar como un EQUIPO, los entrenadores, médicos, fisios y preparadores físicos. 

Por otra parte, he trabajado en equipos donde hemos competido una vez por semana y SÍ que hemos establecido objetivos de volumen de entrenamientos, control de la intensidad , valoraciones de fuerza , etc.... El numero de sesiones semanales de fuerza, carrera, recuperación, partidos, descansos, etc... SÍ que deben ser programados con antelación. A diferencia de los equipos Euroliga, estaríamos hablando de que podemos entrenar hasta 4-5 días con sesiones donde podemos ubicar trabajo de fuerza, recuperación, carrera, técnico-táctico, etc... 

¿La forma de jugar de un equipo influye directamente en la forma de planificar el trabajo físico?

La forma o estilo de jugar de un equipo, condiciona la labor del preparador físico y por supuesto la forma de prepararse diariamente. 

Aunque sea una perogrullada... si queremos que el equipo juegue una defensa activa intensa, rebotear y correr, deberemos diseñar ejercicios con defensa intensa , rebotear, correr y correr. Si queremos jugar agotando la posesión, con contacto físico, con circulación de balón, etc... habrá que entrenar en esa línea. 

Los componente técnico-táctica lo diseñarán los entrenadores, pero los preparadores físicos, deberemos realizar un trabajo cuyo fin sea que pongamos al servicio de esos entrenamientos, unas cualidades físicas especificas (fuerza, agilidad, velocidad, etc...) 

Cuando comienza la temporada el entrenador va a plantear una forma de trabajar en la cancha y una idea de juego. Vaya por delante que los jugadores que forman parte del equipo son los que realmente condicionan el estilo de juego. Es decir, que si quiero jugar rápido, necesito jugadores con esa cualidad predominante. 

No creo que existan 2 entrenadores iguales a la hora de entrenar, realizar ejercicios, tiempos de esfuerzo y pausa, distancia recorrida en cada ejercicio, rotaciones, etc..... Ahí es donde empieza nuestra labor, analizando su forma de trabajar, para saber si está en consonancia con lo que luego querremos plasmar en un estilo de juego. Después diseñaremos un trabajo de fuerza , carrera, de prevención, de recuperación, descansos, etc... para que cuando llegue el día del partido o el momento de la temporada, seamos capaces de desarrollarlo al 100% . 

Sería un error gravisimo trabajar a espaldas de los esfuerzos que realizan los jugadores en la cancha, o sea, que si han realizado ejercicios de contraaataque, velocidad, etc... tratemos de repetir el mismo día en la sesión física , esa cualidad. Eso nos lleva a lesiones . 

Creo que es muy importante valorar al comienzo de la temporada, el estado real de articulaciones y sus desequilibrios artromusculares, porque nos ayudarán a elaborar programas individuales. Igualmente debemos de transmitir a los entrenadores el resultado de las valoraciones medicas, que condicionaran si todos pueden entrenar al mismo nivel o no (edad, antecedentes lesionales, ...). 

Todos estos informes nos ayudaran a saber si podemos entrenar y jugar al estilo que quiere el entrenador. En definitiva, debemos mantener un diálogo permanente con los entrenadores para moldear el entrenamiento y tratar de ser mas artesanos que científicos en el día a día. 

¿Prefieres los ejercicios puntuales de velocidad específica o integrados.? 

En mi opinión, los ejercicios de velocidad deben estar abiertos a todas las opciones posibles. La velocidad es una cualidad física que no se desarrolla exclusivamente por sí sola, es decir, deberemos trabajar unos niveles de fuerza adecuados (sentadilla 2 piernas, sentadilla 1 pierna, gemelos, sóleo, media con salto, multisaltos., etc....) .Igualmente el trabajo debe ser complementado con trabajo de agilidad con y sin balón, sprints , técnica de carrera , etc... 

Una vez que hemos programado un buen trabajo de fuerza para la articulacion pie-tobillo, rodilla y cadera....entonces estaremos en condiciones de utilizar ejercicios con y sin balon, como ejercicios de velocidad. 

Debemos de crear sesiones de entrenamiento de velocidad, de la manera más variada posible teniendo en cuenta que en el baloncesto se suceden acciones rápidas con o sin balón, continuamente. Por tanto la velocidad de reacción y desplazamiento deben entrenarse tras un adecuado trabajo de fuerza y sabiendo ubicar las sesiones en la semana. En mi opinión si son series de velocidad pura, no las realizaremos cuando estemos muy fatigados para evitar lesiones. 

¿Realizas un trabajo de velocidad y fuerza según posiciones? 

Personalmente, creo que los ejercicios de agilidad y velocidad de pies con vallitas bajas o escalera, van muy bien para todos los jugadores , independientemente de la altura o la posicion que ocupen . Bien es verdad, que a unos les costara más que a otros ejecutarlo a máxima velocidad. Pero todos necesitaran ser rápidos y ágiles de pies en espacios reducidos. 

Personalmente creo que la individualización la debemos hacer al trabajar sprints repetidos con cambio de dirección, ya que los "pequeños" siempre realizaran mayor distancia que los "grandes". Tendremos muy en cuenta a la hora de diseñar sesiones de velocidad especificas, qué tipo de trabajo están realizando en los entrenamientos de baloncesto y con qué frecuencia, puesto que muchos de ellos ya llevan un alto número de sprints. 

Los ejercicios de Fuerza específico varían según posiciones, al igual que el tipo de fuerza a desarrollar. En el caso de las valoraciones que haremos para detectar desequilibrios en tobillo, rodilla o cadera, todos lo harán por igual.

Por Juan Trapero
Preparador Físico de Real Madrid
Alto rendimiento baloncesto (Univ. de Murcia)