Características del pase


El objetivo de un pase en el básquetbol es el avance de la pelota dentro de la cancha, utilizándose este movimiento esencialmente para crear posiciones de lanzamientos. 

Un pase debe ser rápido y preciso, con economía de tiempo y movimientos. El pasador debe alcanzar un cien por ciento de efectividad. La pérdida de un pase en un momento crítico puede significar puntos para el adversario, los que sumados a los puntos que el equi­po ha dejado de anotar al perder el dominio del balón, han ocasionado más de una derrota. 

La visión periférica es uno de los elementos fundamentales del pase ya que le permite al jugador ubicar a sus compañeros especialmente al receptor sin delatar sus intenciones ante el adversario. El jugador decide en cada oportunidad qué tipo de pase va a efectuar y a quién pasará la pelota. Debe ubicar su pase en una zona situada en­tre la cintura y los hombros del receptor, combinando elementos ta­les como velocidad, altura del lanzamiento, etc. 

Veamos algunas de las características de un buen pase: 

1. El jugador que va a ejecutar el pase debe asegurarse el dominio del balón antes de comenzar sus movimientos. 

2. Se pasa hacia el lado del receptor más alejado del contrario. 

3. Para imprimirle fuerza, precisión y velocidad al pase, el movi­miento de dedos, brazos y muñeca debe ser enérgico. 

4. El pasador debe conocer la situación de juego, la posición de sus compañeros y adversarios, realizando fintas y engaños a manera de confundir al contrario, el cual no debe vislumbrar sus intenciones. 

5. En caso de un pase a un receptor que corre, la pelota debe llegar­le por delante, de manera de no estorbar su desplazamiento. 

6. El receptor debe buscar el pase, anticiparlo en sus movimientos. 

7. Es importante conocer la técnica del pase (movimientos de efecto o rotación a la pelota) los diferentes tipos de pases y su mejor utilización. 

Fuente: Planeta Basketball

Una publicación compartida de Fabricio Salas (@sfabriciosalas) el