Animarlos e incentivarlos


En edades tempranas, los niños prestan mucha atención a sus padres en los entrenamientos como en los partidos, por lo que es esencial que se dediquen a animarlos e incentivarlos con la práctica, y dejar de lado la parte deportiva (dar indicaciones, hablar mal del árbitro, de su entrenador o de sus compañeros), porque puede ser contraproducente y entorpecer el desarrollo del niño. 

La tarea principal cuando empiezan a jugar es disfrutar y divertirse jugando al basquetbol en compañía de sus amigos. Si esto no se consigue, no tendremos en ellos la motivación necesaria para que puedan aportar el esfuerzo que necesita todo proceso de aprendizaje. 
Después nuestro siguiente objetivo será el de formar personas a través de los valores, y en último lugar, enseñar básquet. Aprender debe ser divertido. 

Una actitud no adecuada de los padres afectará sobre todo a ese objetivo de educar en valores y a la diversión que sus hijos encontraran en el deporte, quitándoles la motivación necesaria para aprender a jugar, y que en muchos casos lleva al abandono de la actividad. 

Los árbitros, el otro equipo y el post partido.

Las actitudes que los padres tengan hacia los árbitros y del equipo contrario, son el reflejo de las que tendrán sus hijos. Es de pésima imagen tener a un grupo de padres increpando y presionando al árbitro, como así también faltando el respeto a los jugadores y entrenador contrario. No es la versión más idónea que los hijos pueden ver de sus padres. 

Al terminar un partido, el jugador busca la felicitación de su padres por el esfuerzo realizado, pero en algunas ocasiones solo se dan argumentos de reproche por lo que hizo mal, el por qué perdieron el partido, el nivel que tienen sus compañeros o los comentarios de que su hijo debería haber jugado más. 

Si es padre o madre, no olvide que es un modelo de conducta para su hijo y para sus compañeros de equipo. Su forma de comportarse debe ser la ejemplar para que facilite el aprendizaje de una serie de valores que acompañan al deporte. 

La felicidad de los niños está por encima de todo, olvidar esto y generar presión sería el mejor camino para conducirlos al abandono del deporte. Muestren una actitud positiva, escuchando lo que cuentan de su práctica, apoyándolo y motivándolo siempre. 


  



Fuentes: 
Entrevistas con directores y entrenadores de AEEB. 
Victor Escandón Prada (Entrenador), Jose Antonio Garcia (Psicólogo), Patricia Ramirez (Psicóloga) .
Videos: 
Spot publicitario de TyC Sports - Cortometraje 6 contra 6
[blogger]

Author Name

Fabricio Salas
Con la tecnología de Blogger.