Construir un buen base


El base de un equipo de baloncesto tiene una gran orquesta en sus manos, es el director motor y cerebro del equipo en el campo, es el jugador que generalmente tiene mas tiempo el balón en sus manos, fiscaliza el juego y tiene una gran influencia en el ritmo de partido. Suele trasladar al campo la filosofía y las intenciones de su entrenador y por eso en nuestro equipo disponemos de un buen base tendremos mucho terreno ganando, su importancia e influencia en el juego queda fuera de toda duda. Pero, ¿CÓMO PODEMOS CONSTRUIR UN BUEN BASE?


SUS CARACTERÍSTICAS 
  • Extensión del entrenador en el campo, con carisma de líder. 
  • Conocimiento intuitivo del juego, sabiendo en todo momento leer las defensas y buscando las mejores opciones para su equipo. 
  • Buenos manejadores del balón, uso de ambas manos en el dribling. 
  • Buenos pasadores y distribuidores del juego, importante que sepan meter buenos balones interiores. 
  • Buena visión de juego y rapidez en sacar el contraataque. 
  • Deben tener pocas pérdidas de balón, sin disminuir por ello su creatividad y toma de iniciativas. 
  • Debe poseer velocidad y buen movimiento de pies tanto en defensa como en sus movimientos ofensivos. 
  • Tiene que tener un buen tiro en suspensión, capaz de poder abrir las defensas para crear mejores espacios para sus compañeros y, además, tirar desde el perímetro cuando su defensor ayuda. 
  • Es absolutamente decisivo para su juego y el del equipo que penetren bien a canasta y sepan doblar y asistir tanto dentro como fuera. 
  • Tienen que saber imponer el ritmo que más le interese a su equipo. 
  • Para manejar las situaciones de partido será vital tener un buen control mental y emocional. 

FACETAS A TRABAJAR EN UN BASE 

1.- Física 
  • Manos fuertes y sensibles. 
  • Mejora de los músculos del cuello y visión periférica. 
  • Buena musculación (preferentemente en el tren inferior), aunque cada vez hay que trabajar más el tren superior y más aún con los férreos marcajes presionantes que se reciben y los continuos 2×1 que tienen que superar. 
  • Buena movilidad y coordinación. 
  • Mejora de la velocidad de desplazamiento (zancadas, sprints, etc.) 
  • Mejora de la rapidez de reacción y de los cambios de dirección y de ritmo. 

2.- Técnica 
  • El dominio del bote en todas sus dimensiones. a) La importancia de los cambios de dirección y de ritmo con balón y su repercusión en el juego, b) Que el pase nace del bote, c) el bote no acaba hasta que no se encuentra un receptor y d) Saber cuando se tiene que botar y no dar botes sin objetivos.
  • Velocidad y lo que esta palabra en su sentido más amplio implica, no sólo física de pies y manos, sino lo que aún es más importante, desarrollar la velocidad de pensamiento, ver más rápidamente que nadie la posición en el campo de los jugadores (tanto sus compañeros como los rivales). La palabra contraataque debe estar grabada en sus memorias y nunca la deben olvidar. 
  • Hacerle trabajar el tiro exterior, un base que mete triples desatascará las defensas y conseguirá que sus pivots tengan más huecos y ventajas de espacio dentro de la botella. Quizás, no se consiga con ello decidir los partidos en un momento dado, pero si tener sobre él la atención de la defensa y que su defensor no pueda ayudar a sus compañeros. 
  • Inteligencia baloncestística y conocimiento exhaustivo del juego de 1×1, 2×2 y 3×3 (la esencia del basket). Que el base tenga las ideas claras es básico y esencial y que su pensamiento vaya hasta, si es posible, aventajando al de su entrenador, que esto le permita observar todo lo que hay a su alrededor; por ejemplo, si nos dan distancia en la defensa, si los pivots están cargados de faltas, etc. 
  • Enseñarle a llevar y manejar el ritmo y los tiempos de partido es algo difícil de pagar. Trabajar para que tenga sentido táctico del juego debe ser prioritario en nuestro trabajo de entrenador. 
  • Su principal misión será la de hacer funcionar al equipo, nosotros debemos procurar poner a su alcance los medios que necesite para ello. Tenemos que inculcarle que lo simple es lo más difícil y, además, es lo que da el espectáculo. 

3.- Psicológica 
  • Responsabilizarlo en sus funciones ante el juego (la dirección del equipo) y que saque a flote toda su sensibilidad baloncestística. 
  • Transmitirle confianza de forma que adquiera seguridad en sí mismo y se sienta capaz de tomar decisiones. 
  • Prepararlo mentalmente para asumir responsabilidades propias de su liderazgo (capacidad de decisión, saber-hacer, inteligencia baloncestística, etc).

Eduardo Burgos
Entrenador Superior de Baloncesto
Córdoba, Andalucía. España


Etiquetas:
[blogger]

Author Name

Fabricio Salas
Con la tecnología de Blogger.