Para mi es una ventaja porque otros entrenadores que no lo vivieron como yo no sé si pueden ensenarlo. Es un trabajo personal, lo hablo, le hago videos cortos con acciones, le muestro yo con el balón. Siempre hablando y siguiéndolo en las prácticas. Siento la obligación de hacerlo porque siento que los jugadores más fundamentados son los que mejor juegan al basket.

Todos tienen tiempo de aprender, yo jugaba tenia cuarenta años y seguía aprendiendo, estoy convencido que es la única manera. No es fácil yo manejo mi cabeza, no la de él, yo propongo y el ejecuta.

“Como te mencione, mi arranque fue como asistente y Ciclista me dio una oportunidad enorme de ser entrenador principal con un grupo de jugadores en su mayoría del club, pude implementar lo que a mí me gusta pero a partir del año pasado me junte con Carlos Prunes sobre todo porque nos conocemos y se cómo trabaja y le explique mi idea de ir desarrollando una carrera y tratar de llegar lo más lejos posible. 

Tratar de hacer lo mismo que hice como jugador, trabajar para ser lo mejor que pueda, después el mercado te acomoda, te pone en tu lugar. Hoy me toca Atenas y tengo que hacerlo de la mejor forma porque sino retrocedes.”

“Una alegría enorme, de poder haberme dedicado a hacer lo que ame tanto en mi vida, que es el basket. He trabajado muchísimo, trato de no cometer el error de contarles a los jugadores lo que uno hizo pero el jugador que más arriba llega es el que más trabaja y el que más se prepara. Hoy los jugadores jóvenes son diferentes y hay que darles ejemplos. 

Cuando jugaba había jugadores más talentosos y destacados que yo, pero nadie trabajaba más y por eso juegue en el nivel que pude jugar. Y creo que me puede pasar como entrenador, mi sueño fue jugar en Europa y no pude pero logre jugar en Brasil y en Venezuela y hacerlo bien, eso fue consecuencia del trabajo.”

Fuente: Basquet Formativo Olavarria