Hay que saber y ser didáctico


"Estoy en una etapa de mi carrera en la que me gusta sentarme a hablar de la ciencia del entrenamiento, del juego, del deporte en sí. Dejar de pensar en que todo tiene que ver con el manejo de los egos o del grupo. No desconozco que a mejor grupo humano, más posibilidades de convertirte en un buen equipo. Pero hasta ahora en nuestras latitudes había una cosa generalizada de que puede ser líder cualquiera que tuviera cierta empatía, ángel o carisma, un poco de muñeca y que supiera apretar la famosa “tecla” que dice Guardiola que otro le dijo que todos los jugadores tienen. El verdadero secreto de alguien que se convierte en líder o entrenador es el conocimiento sobre la materia y cómo transmitirlo. No alcanza con saber del juego sino que tenés que tener didáctica"
Si no tenés didáctica y no conocés la metodología, el conocimiento sirve para vos pero no para tus dirigidos. 

Me di cuenta de que el jugador no necesita que le digas que es el mejor del mundo ni ver videos motivacionales. Mediante el entrenamiento y la elección de la estrategia y de la táctica, necesita que lo hagas mejor jugador, que el todo funcione y que las partes se potencien. Que lo mantengas ocupado en el Norte, que es formar el mejor equipo que pueda ser. A veces usás un elemento de esos para dar un empujón, pero la mayor motivación de un jugador es saber que el entrenador le da las herramientas necesarias para ser mejor. El jugador no respeta al entrenador por simpático o por autoritario, sino porque le da herramientas para ser mejor. A la larga quieren idoneidad en vos.

Sí veo que la figura del coach o entrenador principal tiene un rol diferente al de hace 15 años, cuando hacía todo: desde la entrada en calor, la técnica, la táctica, la elección de la estrategia y el scouting hasta ser el papá del pibe, el nutricionista y quien lo llamaba para despertarlo. Hoy el coach aparece en escena para momentos muy específicos, que tienen que ver con el juego en sí o lo social del equipo. Después está el equipo técnico. Ha perdido fuerza ese lugar paternalista del entrenador que se preocupa si el jugador se peleó con la novia. No es que no esté, porque estoy muy atento a la parte humana y me gusta que estén contenidos y que tengan confianza para contar problemas porque son personas y algo les puede alterar su día de trabajo. Pero no es el manejo del grupo la principal misión de un coach. Si no, seguimos pensando que cualquiera puede ser entrenador.

Para que también haya muchos atletas, corredores o nadadores, el deporte debería estar en el sistema educativo. Eso haría que los chicos lleguen al deporte y se abra la base de la pirámide para tener más deportistas y mejorar la educación. Porque si hay una herramienta para educar e incluir, es el deporte. A mí que no me la cuenten: tengo 53 años y no encuentro herramienta más educativa y más inclusiva que el deporte. Debería formar parte del sistema educativo.


Nota: Clarín
Video: DeporTV
Etiquetas:
[blogger]

Author Name

Fabricio Salas
Con la tecnología de Blogger.