Manu, la leyenda!


Se acabó. No hay más capítulos épicos. Exactos 8368 días de una historia perfecta. Una configuración de deportista argentino ideal. Con 3 años de Liga Nacional, 4 en Italia y 16 temporadas en la NBA construyó una carrera que ni el más fantástico de los escritores de ficción podría haber imaginado. Emanuel Ginóbili, a los 41 años, le puso punto final al cuento que comenzó en Bahía Blanca, encontró la gloria en los Estados Unidos y alcanzó el Olimpo en Atenas.

Ginóbili, casi sin proponérselo, logró customizar su paso por el deporte con una cantidad de atributos que son reconocidos por la mayoría y edificó una figura que prácticamente no presenta contraindicaciones.

Pensar en "el" ejemplo de lo que debe o no ser el argentino tipo tampoco aplica en esta situación. No persigue estar parado en ese lugar. Es cierto que rompió con todos los pronósticos, que en la tierra de los dioses del deporte lo consideran una leyenda

Entendió que era tiempo de terminar el juego porque sabe que ya dio todo lo que tenía para dar. No se guardó nada. Ni con la 5 de la selección, ni con la 20 de San Antonio. Cada medalla, cada anillo, cada lágrima, cada lesión, cada hazaña, ya forman parte de la leyenda. Esa que dirá que el 27 de agosto de 2018 se retiró del básquetbol el hombre que ganó 4 títulos en la NBA, fue campeón olímpico en 2004 con la Generación Dorada, el jugador que dominó durante casi 4 años el básquetbol en Europa.

Emanuel Ginóbili, el tipo que logró que muchos quieran ser él, el deportista que de tan normal provocó que casi todos sientan que podrían haber ocupado su lugar, el bahiense que sin calcularlo encontró los elementos necesarios para moldear al atleta argentino ¡Salud Manu! 

Por Diego Morini
Link: La Nación
[blogger]

Author Name

Fabricio Salas
Con la tecnología de Blogger.